Elegancia: la sobriedad inglesa

Los automóviles ingleses parecen no dejarse llevar por tendencias de mercado o modas pasajeras. Sin embargo, son reconocidos por su constante pero cautelosa y prudente evolución hacia la fusión de dos estilos: clásico y moderno.
buscar libros y productos relacionados

Elegancia: la sobriedad inglesa

Los automóviles ingleses parecen no dejarse llevar por tendencias de mercado o modas pasajeras. Sin embargo, son reconocidos por su constante pero cautelosa y prudente evolución hacia la fusión de dos estilos: clásico y moderno.

En el diseño de un auto, hay elementos que juegan un papel muy importante a la hora de generar aceptación por parte del público. Así como nos atraen los labios de una mujer o su mirada, los autos también tienen sus atributos seductores.

Es de vital importancia la manera en que el diseñador jerarquiza y matiza a cada uno de esos elementos. Los más cruciales son las ópticas, las grillas o admisiones de aire, las llantas y la relación de proporcionalidad de las dimensiones. Los diseños ingleses siempre se han caracterizado por no ubicarse en extremos.

Los automóviles de Jaguar son una síntesis materializada de las características más típicas de la cultura enfocada, con la premisa de incorporar los dos estilos ya mencionados. Un Jaguar es un auto de alto nivel, es elegante pero no abusa del uso de aquellos rasgos que le otorgan su carácter refinado.

Si se presta atención a los autos de tipo sedan británicos, se observa la mesura con que diseñan los faros, no sólo en tamaño sino también en forma. Las grillas imponen la deseada imagen de gala, sin ser impactantes por su tamaño o exagerado brillo.

Las coupe deportivas son realmente únicas. Tienen la habitabilidad de un sedan, la maniobrabilidad de una Ferrari, la potencia y aceleración del más purasangre americano... y la pureza propia del diseño inglés. Ruedas muy grandes, curvas muy suaves, pero bien definidas, delinean su línea de cintura; grillas moderadas y voladizos redondeados cierran un dibujo intocable, digno de ser admirado.

El diseño está tan bien resuelto, tan acabado, que por ese motivo es que nadie (con criterio y buen gusto) modifica un Aston Martin o un Jaguar. Es común ver autos deportivos con alerones y faldones agregados, no originales. Esto no ocurre con los modelos citados.

Los vehículos de alta gama son confortables en su interior. Allí también se aprecia la delicada manera de modernizar sin abusar de la moda. Esto significa que si la tendencia es combinar aluminio y cuero teñido, ellos agregarán a su tradicional combinación de materiales como madera y cuero, algunos detalles sutiles en aluminio.

Los autos ingleses: "a excepción de Morgan, no se quedan en el pasado a pesar de ser conservadores. Tienen más elegancia que los franceses, pero su diseño nunca es de avantgarde".

Los autos de la compañía Rover también presentan una estética muy típica de Inglaterra. Pero por ser de un nivel más popular, no son tan exquisitos como Aston Martín y Jaguar. Es muy probable que a esta altura de la nota usted se pregunte, ¿y Rolls Royce y Bentley no figuran? Mi respuesta es la siguiente: ambas están un tanto más allá de la tradición británica. Si bien la estética Rolls Royce sí es más ostentosa aunque delicada, responde a su propia tradición. Rolls hizo camino al andar, el parámetro con que miden sus productos, es su propio legado y el gusto de su reducido y selecto público.

© Adrián Blanco 2004 – Prohibida la reproducción total o parcial de texto y/o imágenes sin consentimiento explícito por escrito del autor.


Búsqueda personalizada
INICIO